5 Consejos para que tus alfombras siempre se vean como nuevas

Para disfrutar una alfombra al máximo necesitamos que dure mucho, es decir, que mantengan su color y textura original por mucho tiempo. A fin de cuentas las alfombras nos consienten mucho, para que duren más, necesitamos hacer lo mismo con ellas. Aquí te decimos en 6 pasos cómo hacerlo:

1. Conocer su material 

No todas son iguales, nosotros debemos conocer el material conque están hechas nuestras alfombras, para mantenerlas durante años. El material de las  alfombras puede ser de origen animal: lana, seda, camello; de origen vegetal como lino, yute, palma, algas, algodón, coco, sisal hasta de fibras químicas como nylón, poliester y acrílicos. Dependiendo de su tipo de material deberán tener especial cuidado con su mantenimiento.

2. Para cada mancha hay un tipo de limpieza

Si por accidente viertes algún material que manche tu alfombra, no uses siempre el mismo jabón para limpiarlas, ya que en algunos casos solo provocarás que la mancha se extienda. Es recomendable darles una limpieza diferente a cada tipo de mancha. Por ejemplo, si tenemos manchas de grasa después de limpiarlas en seco se puede pasar un detergente neutro y secar con papel absorbente o un paño blanco limpio. Para otras manchas como las de café, después de secarla con una esponja, aplicar un detergente neutro mezclado con vinagre suave y agua tibia, secando con un paño limpio. Las manchas de barro después que está seco se limpia con una mezcla de agua 3 partes y una de amoniaco aclarándola después con agua tibia y dejándola secar. Todo depende de qué material ocasione la mancha.

3. Cómo aspirar las alfombras

Las alfombras nuevas por lo general desprenden unas pelusas pero esto ocurre solo en los primeros mesas de uso. La alfombra debe aspirarla regularmente mínimo una vez por semana, para evitar la acumulación de polvo entre sus fibras, pero antes, si esta soltando pelusa, con una escoba suave barrerlas en el sentido del pelo y después aspirarlas, pero nunca con aspiradora de agua/aire y no debe mojarlas, solo en caso de manchas que el tratamiento de ellas sea puntual.

4. Qué hacer en caso de accidente

Cuando la alfombra se manche no dude en quitar la mancha de inmediato, si es liquido que se ha derramado seque con papel absorbente de inmediato y proceda a limpiar dependiendo de que es el líquido que origino la mancha, si es sólido retírelo con una cuchara o la punta de un cuchillo suavemente.

Independientemente del tipo de mancha que sea deben limpiar de los bordes hacia el centro para que la mancha no se agrande, si están usando algún producto especial para el tratamiento de las manchas deberán, como en todo textil probar primero en una esquina de la alfombra, que no sea muy notoria, para ver la reacción de ella con el producto, después usarlo pero en pocas cantidades a la vez para que no re riegue demasiado en el resto que no tiene manchas y no restregar la alfombra sino presionar con el paño donde coloquen el producto en la superficie de la mancha para no dañarla.

5. Evita que coloquen mal tu alfombra 

Más vale prevenir desde el principio. Estos son los errores que se suelen cometer al colocar una alfombra:

  • En el comedor una alfombra chica que cuando corras las sillas estas se atoren en el borde.
  • No colocar la alfombra o muy lejos de la pared o demasiado cerca. No más lejos de 35 cm ni más cerca de 15 cm aproximadamente, para que luzca como complemento de la habitación.
  • No centrarla respecto al mueble principal de la habitación, el sofá en la sala, la mesa de comedor, etc. Las pequeñas en una habitación deben ir centradas con la lámpara de techo. Siempre ubicarlas respecto a algún mueble importante o a una luminaria de techo.

En este caso deja que los expertos en colocación se encarguen, ahora sabrás cómo verificar que quede bien. Sigue estos consejos y verás que tu alfombra seguirá siendo cómoda y agradable por mucho tiempo.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 20 = 23